SÍNTOMAS


EL INSOMNIO

El "ritual" para dejar de dar vueltas en la cama se llama Somnium

Los médicos coinciden en afirmar que el insomnio no debe ser visto como una enfermedad, sino una consecuencia, ya sea de malos hábitos en la higiene del sueño, es decir, de malas costumbres, o bien de algún trastorno concreto. Por eso lo primero es identificar si hay alguna dolencia que impide que duermas bien y acudir al médico si es necesario para tratarla.

Ten en cuenta que, además de provocar fatiga durante el día y restarte calidad de vida, dormir poco o mal tiene otras consecuencias que podrían alterar tu salud, pues aumenta del riesgo de sufrir depresión, diabetes, obesidad, problemas cardiovasculares...

DESCUBRE QUÉ TIPO DE INSOMNIO PADECES

Todos podemos pasar una noche en vela pero si esto ocurre con mucha frecuencia puede ser que padezcas algún tipo de insomnio. Repasa las siguientes opciones para ver si te identificas con alguna de ellas.

  1. No duermes más de 5-6 horas seguidas. Sufres insomnio de mantenimiento. Aunque este dato es orientativo porque la cantidad de horas de sueño varía de una persona a otra y suele cambiar con la edad. Un bebé duerme 18 horas, un adulto joven de 7 a 8 y a un anciano le basta con 6 a 5 horas.
  2. Tardas en dormirte más de 30 minutos o te despiertas varias veces por la noche y te cuesta volver a dormir. En este caso tienes insomnio de conciliación.
  3. Duermes pero te despiertas agotada. Si a pesar de dormir las horas suficientes te despiertas muy cansad@ y te falta energía durante el día, es que el sueño no es reparador.
  4. Te despiertas antes de que suene el despertador. Si te desvelas unas dos horas antes de tu horario habitual puedes sufrir el llamado "despertar precoz".

Si te sientes identificado con alguna de estas situaciones (o con más de una) y te ocurre un mínimo de 2 o 3 veces a la semana podrías sufrir insomnio. Cuando el problema solo dura unas 3 semanas se trata de insomnio transitorio, pero si dura más podría ser crónico y debes acudir al médico.

¿QUÉ HAY TRAS EL INSOMNIO?

El estrés, enemigo número 1 del sueño. Cualquier situación que altere tu "paz mental", aunque no seas consciente, hace que entres en un estado de alerta que dificulta el sueño. El estrés está detrás del 85% de los casos de insomnio ocasional (unas 3 semanas) y las mujeres de entre 40 y 50 años son las más afectadas. Además, aunque se logre conciliar el sueño, el estrés impide que sea reparador porque no se concluyen las fases de sueño profundo y REM.